Comisiones de los préstamos

Una comisión es aquella cantidad de dinero que recibe una entidad financiera para cubrir los gastos administrativos y de gestión que conlleva un préstamo. La cuantía de las comisiones varía de una entidad a otra y, además, suele estar impuesta a modo de porcentaje sobre la cantidad total prestada. Dicho porcentaje puede ir desde 0% hasta el 3% según las entidades financieras y el tipo de préstamo solicitado. En este sentido, se puede pensar en las comisiones como un tipo de impuesto que se carga al solicitante del préstamo.

Por lo general, los tipos de interés que se anuncian en las ofertas de préstamos muestran una tasa baja que resulta atractiva al cliente. Sin embargo, para conseguir esto las entidades financieras incluyen una tasa de apertura en la cantidad financiada. De no ser así, cuando se nos concede el préstamo se nos pediría pagar la tasa de apertura y esto suena contradictorio ya que – precisamente – estamos pidiendo dinero a la entidad.

comisiones de los prestamos

Pongamos un ejemplo ilustrativo de esta situación. Supongamos por un momento que solicitamos 10000 € a una entidad y se da el caso de que la tasa de apertura, es decir, el pago inicial que debemos hacer a la entidad para que nos preste el dinero es del 2%, o sea, 200 €. Entonces, si no se nos financiase esta tasa de apertura, tendríamos que pagar estos 200 € cuando recibimos el préstamo. El resultado sería que se nos concede una cantidad inferior: 9800 €. Esto suena raro, ¿verdad?

Para que las cosas tengan sentido la solución es financiar la cantidad del préstamo más la tasa de apertura, es decir, unos 10200 € en total. Por lo tanto, se nos financia una cantidad mayor pero los intereses son menores. Sin embargo, se aplican a una cantidad un poco mayor que la solicitada. El resultado es que un interés más bajo implica, aproximadamente, el mismo dinero a pagar cada mes. Sin embargo, suena bien que el interés sea bajo, ¿verdad?

En realidad, la opción más atractiva implica más dinero en total a pagar a lo largo del tiempo de vida del préstamo. Además, no es lo mismo pagar una tasa de apertura al comenzar el préstamo que de manera financiada a lo largo de todos los meses que dura el mismo. Si bien las comisiones de la entidad no son negociables (pues son los precios que ellos determinan) resulta interesante considerar que la tasa de apertura es algo negociable.


anuncios

Esto implica acordar la forma de pago que queremos para nuestro préstamo. Otro factor a tener en cuenta es el plazo de pago. La tasa de apertura es un porcentaje fijo sobre la cantidad solicitada de dinero (a pagar al comienzo o financiada también) pero el plazo de pago influye en la cantidad total que vamos a pagar, es decir, en los intereses  de más que abonaremos. Considerar todos estos parámetros antes de solicitar un préstamo es clave para ahorrar dinero a largo plazo.

Esta es una entrada sobre una serie de artículos relacionados con las generalidades y características de los préstamos y créditos donde intentamos acercar al usuario información que consideramos de gran interés antes de la solicitud de cualquiera de los tipos de préstamos que existen en el mercado financiero.

Importancia
Fecha de revisión
Artículo revisado
Comisiones de los préstamos y créditos
Calidad
51star1star1star1star1star


anuncios

Utilizamos de cookies

Este portal utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia del usuario, además de ofrecer contenido y publicidad de interés. Seguir navegando por el sitio web implica la aceptación de cookies y de la política de cookies, acceda a este para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies